coria al lado del guadalquivir

Sevillanos japoneses en Coria del Río

A orillas del Aljarafe sevillano yace Coria del Río, un municipio que esconde un curioso secreto, por pocos conocido. Un acontecimiento histórico que partió en dos la historia del pueblo, cuando en 1614 subiendo el Guadalquivir un barco plagado de japoneses decidiera hacer un alto en el camino y poner pies en tierras sevillanas, una pausa en el viaje que duraría más de lo esperado.

La expedición “Keicho”, partió de Sendai (Japón), ciudad hermanada con Coria desde 1999, liderada por el samurái Hasekura Tsunenaga. La gentileza de los corianos conquistó a los japoneses que, viajaron con el objetivo de visitar al Papa en Roma y, dejaron descendencia en Coria del Río.

estatua japonesa

Estatua en honor al samurai Hasekura Tsunenaga.

Los sevillanos no se complicaron, toda descendencia proveniente de algún japonés de la expedición llevaría de apellido “Japón”, debido a la dificultad que conllevaba pronunciar y escribir el apellido real. Una historia poco conocida y que a día de hoy se mantiene viva, actualmente más de 600 vecinos de Coria portan dicho apellido.

bar japones

Comercio con el rótulo traducido al japonés.

Los rasgos físicos se mantienen en menor medida a pesar de que en generaciones anteriores se apreciaban con claridad. En el Ayuntamiento de Coria la bandera japonesa ondea junto a la española como gesto de hermandad. Letreros de tiendas, comercios y zonas públicas aparecen traducidos al japonés y al equipo de rugby se le conoce con el sobrenombre de “Los Samurais”.

banderas coria

La bandera de Japón junto a las demás banderas en la Sala Sendai.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *