Cinco recetas para cocinar este invierno

Tradición y más tradición en los siguientes platos que os presenta Artesanía y Sabor, perfectos para sacudirse el frío que llega y el que está por llegar. Contundentes pero exquisitos, guisos que nunca fallan y que proceden de antaño, de orígenes humildes y que a día de hoy llenan las cartas de los mejores restaurantes. Cocinados durante generaciones, con tan solo probarlos se dibuja en el paladar la región de la que proceden.

Cocido Madrileño: junto a los callos es uno de los platos más típicos de la Comunidad de Madrid. Los turistas que llegan estos días a la capital buscan entrar en calor y nada mejor que un buen cocido. El garbanzo es el alma de un guiso que completan verduras, carnes, tocino de cerdo y embutidos. Generalmente se extrae un caldo muy sabroso para consumir como sopa o consomé, obtenido de la cocción de dichos ingredientes.

cocido madrileño

Cocido madrileño/ A and J SeppySills(Flicr.com)

Fabada Asturiana: santo y seña de la gastronomía de la región, se cocina en toda España pero en ningún lado como allí, donde ondea la bandera azul con la Cruz de la Victoria.  En la receta predominan las fabes que, junto a chorizo, morcilla y alguna pieza de cerdo como panceta, o lacón y azafrán. Es un plato invernal con un elevado nivel de calorías, consumido normalmente en mediodía.

Fabada asturiana

Fabada asturiana/ Ramón Durán (Flickr.com)

Gachas Manchegas: tan sencillas y a la vez tan complicadas. Pocas son las manos capaces de dejarlas en su punto, casi siempre manos arrugadas y trabajadas, con cientos de guisos a sus espaldas. Típicas de los meses de invierno son habituales en los pueblecitos que pueblan las llanuras manchegas. Se cocinan sobre la hoguera, su elemento principal es la harina de almortas, dicha harina se debe de tostar, el plato se completa con panceta de cerdo, chorizo, ajos, pimentón, aceite y sal. Junto a las migas, es el plato más tradicional de la región de Don Quijote.

gachas

                 Gachas/ Alberto Fernández

Plato Alpujarreño: muy calórico, para aguantar bien el frío que cada invierno domina las calles de los preciosos pueblecitos de la Alpujarra, región ubicada en Sierra Nevada ocupando Granada y Almería. Está formado por huevos fritos, “papas a lo pobre”, chorizo, morcilla y jamón, todo ello frito con el mejor aceite de oliva, el que se obtiene de los olivos andaluces.

plato-alpujareño

  Plato alpujarreño/ José Cazador (Flickr.com)

Patatas a la riojana: son un plato típico de La Rioja y Álava. Alimento de jornaleros y familias humildes de antaño. Es una receta muy sencilla elaborada con patatas, chorizo (originariamente de orza), pimentón, pimientos choriceros, pimiento verde, cebolla, agua, aceite y sal.

patatas a la riojana

  Patatas a la riojana/Alberto Lorés (Flickr.com)

Esperamos que os haya gustado nuestras recetas y ahora solo queda…¡Cocinarlas!

 

Tiempo libre convertido en artesanía

En Artesanía & Sabor queremos presentaros a Antonia, oriunda de El Toboso ha vivido casi toda su vida en el pueblo de Dulcinea, donde se dedica a desarrollar su ingenio y habilidad con las manualidades. Estuvo trabajando varios años en Madrid, pero como afirma “no cambio la tranquilidad del pueblo por nada”. Es una mujer muy activa y participativa en actividades relacionadas con su localidad: es miembro del grupo de teatro “Casa de La Torrecilla”, ha colaborado como extra en una película de El Quijote y también cocinó el pasado año en El Día de Reyes unas gachas para los vecinos de la localidad.

teja barro panaderiaTeja de barro decorada.

La casa de Antonia es un museo por descubrir de manualidades y productos hechos a mano: tejas de barro que imitan a una panadería o la fachada de una casa, cuadros pintados a mano, e incluso ha adornado su fachada con imágenes de El Quijote. Es capaz de transformar una guía telefónica en un libro antiguo y también vende miniaturas de molinos de viento en la Oficina de Turismo de El Toboso.

paginas amarillas convertidas en El QuijotePáginas amarillas restauradas en El Quijote.

Pero la artesanía no es su única especialidad. Antonia también es conocida en el Toboso por su cocina y siempre está dispuesta a compartir un buen plato con sus vecinos. Además de la casa donde vive, dispone de otra propiedad donde se reúne con familiares y amigos y donde sigue cocinando en la lumbre. Las migas y gachas son sus especialidades, según comenta Antonia “el truco está en hacerlas a fuego lento y cocinarlas con mucho mimo y tranquilidad”.

migas        Migas preparadas por Antonia.

Además de su buena mano con la cocina, también destaca por ser una excelente repostera. Entre su recetario, se encuentran delicias como las rosquillas o las orejas de fraile. Este último, es un postre que le enseñó su madre y ella ha seguido cocinándolo y continuando la tradición, como afirma Antonia:“este postre es muy poco conocido y ya casi nadie sigue haciéndolo”.

Aquí os dejamos la receta y el vídeo con los pasos a seguir, para que podaís probar las deliciosas orejas de fraile y evitar que se pierda esta tradición:

Ingredientes:

-1 Vaso de vino blanco

-1 vaso y medio de agua fría

-2 vasos de harina

Procedimiento:

Mezclar todos los ingredientes en un bol y remover bien hasta que no quede ningún grumo. Poner el aceite a calentar en una sartén. Cuanto esté listo, introducir una cuchara en el aceite para calentarla y, de esta manera, poder hacer la forma de la oreja. Para finalizar, echar azúcar por encima, y listos!!

Ver las instrucciones de la receta en el siguiente vídeo: